Una metodología transformadora

Francisco Ferreira vivió seis meses en una plantación de palma localizada en Daru, un pueblo rural de Sierra Leona que queda a unas seis horas de viaje en auto desde Freetown (la capital de esa nación africana). El técnico en Producción Agropecuaria argentino fue contratado por WARC Consulting para trabajar con pequeños productores que abastecen a una industria aceitera de capitales sudafricanos (Goldtree).

El proyecto –financiado con recursos provenientes de la Unión Europea– consistió en coordinar un equipo de 15 extensionistas que puedan lograr que más de 6000 farmers aumenten su producción. Francisco tenía bastante experiencia en el tema: fue uno de los técnicos encargados de transferir la metodología CREA a productores de avellanas de Georgia.

“Ibrahim, un joven que limpiaba mi oficina, me dijo que quería trabajar en el proyecto, que quería una oportunidad. Y me entregó su curriculum en una hoja escrita a mano”, indicó Francisco durante el Encuentro Joven CREA 2017 que se está desarrollando en la ciudad de Córdoba.

“Ibrahim no tenía las mejores aptitudes para el empleo, pero decidí darle una oportunidad con el compromiso de que él mejorada su inglés y estudiara agronomía”, explicó. Seis meses después Ibrahim logró adquirir las aptitudes para coordinar grupos de productores.

Las diferencias culturales respecto del mundo occidental son enormes. Las mujeres, por ejemplo, no tienen permitido cargar machetes, una herramienta indispensable para desmalezar los plantaciones de palma y evitar que la productividad de las mismas se derrumbe. El problema es que, debido a la guerra civil que registró esa nación y al ébola, la cantidad de viudas al frente de una explotación agropecuaria es bastante grande.

“Los extensionistas de cada grupo decidieron cómo incluir a las mujeres. Y muchas pudieron pasar a ser cabeza de familia. Después de cada reunión, las mujeres se acercaban para decirnos que les habíamos cambiado la vida; era emocionante”, señaló.

“Me ocupé de incluir en cada grupo al menos entre tres a cuatro mujeres. El tema era cómo distribuir las tareas si las mujeres no pueden usar machete. Entonces algunos grupos decidieron que ellas cocinaran, mientras que otros les asignaron la tarea de hacer el mulching (acolchado) en las plantas de palma o de colaborar en la cosecha; también algunos decidieron no pedirles nada a cambio de desmalezar sus plantaciones”, comentó

“Logramos tener más de 500 mujeres integradas a los grupos. Organizamos una jornada para reunirlas a todas; se trató de un evento sin precedentes en Sierra Leona”, agregó Francisco, quien actualmente se desempeña como coordinador técnico del programa Cambio Rural.

Por su parte, el presidente de CREA, Francisco Lugano, dijo al cerrar el Encuentro Joven 2017 que “en CREA creemos que tenemos algo para aportarle a su generación (en referencia a los sub-25 participantes del evento), que es la metodología CREA”.

”Se trata de una metodología que se viene aplicando hace 60 años y que tiene un solo secreto: no hay nada que esconder; podemos compartir conocimientos, aprendiendo de los otros, en un proceso de mejora continua”, explicó.

“Dentro de diez años muchas de las decisiones que se van toman van a ser instrumentadas por su generación; van a trascender en el lugar dónde decidan estar”, concluyó.

Contacto

CREA:
Sarmiento 1236 – Buenos Aires – Argentina
+54 (011) 4382-2076
createch@crea.org.ar

Seguinos